Choyakunin Hyakunin Isshun – # 3 Munesada & Yoshiko

Momoyo Gayoi, consiste en visitar a la hija de Ono no Yoshizane 100 noches seguidas, varios miembros de la corte conversan con Munesada acerca de aquel desafío en el que apuestan por ver quien lo logra, pero la actitud fría de la hija de Yoshizane los desanimaba, considerando la petición como algo arrogante de parte de ella, creyéndose más importante que los demás.

Pero el juego pronto se acabará porque Yoshizane está pensando que su hija entre a palacio y se case con el emperador si le llegase a gustar, ella será presentada en el festival de Niiname donde bailará el Baile de Gosechi, la idea de que Yoshiko la hija de Yoshizane se pudiera casar con el Emperador perturba Munesada por lo que esa misma noche decidió visitarla.

Esa noche hablan sobre el momoyo Gayoi, Munesada le dice que su actitud y personalidad la hacen ver arrogante, seria mejor que rechazase a los pretendiente si no le agradaban desde el principio en vez de hacerlos visitar 100 noches seguidas.

Yoshiko – “Después de que una mujer se case, la única cosa que la mujer hace es esperar, puede que continúe 100 noches sin que el esposo la visite”

Yoshiko desea ser feliz, por lo que Munesada a quien considera como su hermano por haber crecido juntos, decide realizar el Momoyo Gayoi, desde hacía tiempo estaba enamorado de ella, pero no se había dado cuenta hasta que existía la posibilidad de que ella se casara con el Emperador, siendo esa su primera visita.

MunesadaNo te dejare sola por cien noches

La segunda noche cae una fuerte lluvia, Yoshiko estaba preocupada por su viaje con tal clima por lo que piden que lo atiendan las sirvientas, Munesada pregunta tenía el mismo trato con los otros pretendientes, pero ella lo niega, ni siquiera había tenido una conversación con los otros. Ella estaba feliz por su visita ya que queria saber si ellos se llegasen a casar ella podría servir en el palacio, desea compartir con nobles los nobles sus poesías y su belleza para mejorar sus habilidades, pero Munesada no se lo recomienda, por su belleza ningún hombre de la corte la ignoraria, si el emperador se enamorara de ella sería un gran problema, le recomienda realizar una compilación personal si le gusta la poesía, y colaboraría gustosamente, él quiere que sea una esposa sumisa que esperé por él obedientemente, pero ella no quiere vivir encerrada en su mundo, pero el mundo del palacio no son simples poesías, Yoshiko se disgusta y se va a dormir.

En las siguientes visitas, Munesada trato de convencerla de las dificultades que se viven al trabajar dentro del palacio, su propia abuela una sirvienta se había relacionado con el emperador y tuvo a su padre, pero siempre era maltratada por las otras reinas por lo que sufrio mucho, de servir en el palacio su rango será de Koui, una Koui es casi igual a una sirvienta.

Con cada visita Yoshiko parecía más arisca. En la nonagésima novena noche llovía a cántaros, y el puente por el que pasaba se desploma, la noticia de que posiblemente Munesada había muerto, llegó a Yoshiko, quien decide salir en su búsqueda, antes de salir tropieza con Munesada quien se había salvado, con esto él había cumplido con las 100 noches, ella se disculpa por todos los problemas que le había causado el momoyo Gayoi, el la trata de besar pero ella lo detiene, al final los 100 días no sirvieron para transmitir lo que él pensaba. En aquellos 100 noche ella pensó si pudiera construir un futuro con el que la ama lo haría, pero no podía dejar de soñar, por lo que le pide que haga de cuenta que esa noche no la visitó.

“Que los vientos cierren el camino de las nubes,
al regreso de los ángeles
para observar su danza un poco más”
munesada

– ¿Como bailaras ahora? espero que tengas mucha felicidad –


Según la la historia

Ono no Komachi fue una mujer que destacó por su belleza e intelecto, llegando a ser una dama de la corte. Tuvo una gran cantidad de pretendientes a los cuales siempre rechazaba, hay quienes mencionan sobre la actitud de Komachi como alguien cruel ante sus pretendientes, una de las historias más famosas es la de el Capitán Fukakusa no Shosho, a quien le impuso una condición para casarse con él. Debía pasar cien noches seguidas ante su puerta. Fukakusa aceptó y la visito cada noche, pero falleció en el trayecto en la nonagésima novena noche. Komachi al saber de la noticia, soltó un amargo llanto y escribió:

¿ Apareció en mi sueño
porque me acosté pensando en él ?
De haber sabido que era un sueño
no me hubiera despertado jamás.


Existe una historia que cuenta…  En la última noche Fukakusa tardó más de lo habitual debido a la nieve, por lo que tuvo que desviarse del camino ya que había muchos caminos cerrados por la cantidad de nieve acumulada, ante la tardanza Komachi no pudo esperar más y decidio salir a buscarlo. Fukakusa al llegar emocionado toco la puerta con gentileza. Pero nadie contestó, lo volvió a intentar, pero no hubo respuesta, Fukakusa se sintió engañado por la promesa de Komachi, en su desespero tocó incansablemente la puerta con toda su fuerza, no quería creer que Komachi lo había engañado, el silencio invadió su cuerpo hasta llegar a su corazón; ya sin fuerzas no pudo soportar la ingratitud de Komachi y murió, al poco tiempo Komachi había regresado y encontró a Fukakusa tendido sin vida en el suelo frente a su casa. Por aquel fidelidad que demostró Fukakusa considerándolo como el único que la amo sinceramente Komachi decidió no casarse con ningún hombre.

Algunos otros relatos cuentan que el alma de Fukakusa estuvo acechando a Komachi por el resto de su vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s